Cipolate: hermanas que emprenden, mercado sustentable

Emprendedores 08 de noviembre de 2020 Por Fabio Perussich Williams
El "super" donde se puede comprar a granel llevando un envase, táper o bolsa, está en Cipolletti. Desde fideos y aceite de oliva por peso, hasta pasta dental en recipiente de vidrio; todo en un solo lugar.
on-todo-suelto-cipolate-16jpg

“¿Ya puedo pasar?”, dice una vecina del barrio mientras Sol cuelga una guirnalda en la puerta de entrada. “Adelante” y sonríe al ver que la señora traía unos tápers en la mano.

HERMANAS CIPOLATE

“Estamos muy contentos como familia porque apenas empezamos con los trabajos de reciclado del local la gente del barrio ya nos preguntaba de qué iba el proyecto y mostraban mucha expectativa por la apertura”, cuenta orgullosa la joven.

Cipolate, el primer almacén sustentable de Cipolletti abrió hace ocho días, está ubicado en el barrio Manzanar, más precisamente en la calle Toschi al 530. La propuesta del mismo es amiga de la oleada eco sustentable que viene pisando fuerte en la región del Alto Valle de Río Negro y Neuquén: la de comprar productos orgánicos, regionales, naturales y ecológicos por peso, con la posibilidad de que el cliente lleve su propio envase, táper o bolsita, y respetando la premisa de comprar sólo la cantidad que se necesita, sin la imposición que presume un paquete armado.

Por los pasillitos de Cipolate las personas pueden encontrarse con todos los cereales, arroces, legumbres, fideos y harinas cuanto existan. Leches veganas, productos aptos para celíacos, chocolatería y dulces regionales, productos de cosmética natural e insumos para limpieza biodegradables: esponjas de yute, champú sólido, jabón de lavar los platos a base de aceite de oliva. La particularidad es que aquí se dispensa todo a granel, es decir, las personas llegan con su recipiente, botella o bolsita, lo pesan primero para descontarlo del peso y luego compran lo que necesiten por gramos o por kilos”, explica Noelia, otra de las mujeres al frente del emprendimiento y hermana de Sol. “La ventaja es que siempre va a ser más económico comprar sólo lo necesario y no estar obligados a comprar un paquete cerrado en bolsas de a kilo como nos pasa en la góndola convencional”, apunta. El otro beneficio, y no menos importante, es la reducción de los residuos urbanos, ya que no se consumen botellas de plástico extras, ni papeles o envoltorios o bolsas de nylon porque todo lo que hay en Cipolate prescinde de ellos. “Hasta el chocolatín lo tenemos en un frasco de vidrio”, cuenta Noe.

Una casona con segunda oportunidad

on-todo-suelto-cipolate-11jpg

La idea de las hermanas Sol y Noelia Moschetti tiene sus orígenes en la militancia sustentable de las chicas. Sol casi no produce basura en su hogar porque todo lo composta y lo que no, lo recicla; y Noe tiene además de otros hábitos ecológicos una moto eléctrica que no produce emanaciones contaminantes.

on-todo-suelto-cipolate-9jpg

“Mi familia ya estaba viviendo aquí en Rio Negro y con mi marido decidimos venirnos cuando comenzó la cuarentena”, cuenta Sol al referirse a su hermana, su mamá, su papá y la esposa de éste. “Aunque seamos las caras más visibles, todos ellos nos ayudan en el mercado ya sea atendiendo o restaurando”, explica Noelia y agrega que, de momento, aquel vecino o vecina que se acerque a comprar y no traiga su recipiente tiene la opción de llevarse bolsas recicladas de Cipolate. “Tenemos que reeducarnos todos en esta responsabilidad colectiva de reducir la contaminación”, sostienen las hermanas.

on-todo-suelto-cipolate-3jpg

Cipolate es en sí mismo un proyecto sustentable desde la estructura; ya que la casona donde se establece fue restaurada desde cero por la familia Moschetti. “Los muebles que hay en el local los hicimos comprando maderas viejas a una carpintería, lo mismo que las puertas y ventanas que tenemos; las luces las hicimos con perfiles de durlock, las macetas las construimos con restos que desechaban en obras; y la mesa, la gran estrella de Cipolate, es toda de madera reciclada”, recalca Sol.

“Los muebles que hay en el local los hicimos comprando maderas viejas a una carpintería, lo mismo que las puertas y ventanas que tenemos; las luces las hicimos con perfiles de durlock, las macetas las construimos con restos que desechaban en obras; y la mesa, la gran estrella de Cipolate, es toda de madera reciclada”, recalca Sol.

Tendencia de Consumo Circular

En breve, las chicas suman en el segundo piso de Cipolate una gran feria de ropa. La modalidad será dejar la ropa en buen estado que ya no se utilice con la posibilidad de intercambiarla por otra prenda de buena calidad. O también tener la opción de recibir el dinero por la prenda. La idea es contribuir a la moda circular que entiende que se puede reutilizar la ropa desalentando así la práctica de producción masiva de la industria textil, la segunda más contaminante del mundo.

Instagram: https://www.instagram.com/cipolate.ok/

 Compras online: https://cipolate.com/

Fabio Perussich Williams

Diario Ku. Es un producto editorial regional de la Provincia de Buenos AIres. Desarrollado por un equipo de jóvenes profesionales, con experiencia en medios y portales digitales

Te puede interesar