Boca vapuleó a Racing y pasó a semifinales

Deportes 24 de diciembre de 2020 Por Redacción
Le ganó 2 a 0 pero dominó el partido de principio a fin. El primer tanto lo marcó Salvio de cabeza a los 23 minutos del primer tiempo. El segundo fue de Sebastián Villa a los 16 del segundo tiempo de penal.

Boca Juniors alcanzó las semifinales de la Copa Libertadores, instancia en la que enfrentará a Santos, de Brasil, luego de vencer esta noche en la revancha jugada en la Bombonera a Racing Club por 2 a 0.

El equipo dirigido por Miguel Angel Russo se sobrepuso así a la derrota 0-1 que había sufrido la semana pasada en Avellaneda, en el cotejo de ida de la llave de cuartos.

Los goles de Eduardo Salvio (Pt. 23m.) y Sebastián Villa (St. 16m., de penal) garantizaron la clasificación del conjunto xeneize.

Arrancó mejor Boca desde los primeros minutos, obligado a conseguir un gol para igualar transitoriamente el marcador global.

Con un dominio absoluto en el mediocampo por las buenas actuaciones de Diego "Pulpo" González y Jorman Campuzano, el local aprovechó la velocidad de Salvio por derecha, más Villa y las subidas constantes de Fabra, ambos por el sector izquierdo.

5fe3f603b64ed_1004x565

El dominio absoluto del "Xeneize", con Tevez como otro de sus buenos exponentes, le permitió tener un juego vistoso y crear varias jugadas de peligro a su favor que fueron controladas de manera satisfactoria por el arquero Gabriel Arias, la figura de su equipo en los primeros 45 minutos.

El gol del "Toto" Salvio, una de las figuras del local, a los 23 minutos, fue fruto del buen juego y de la constante presión que ejerció Boca sobre el campo rival desde el comienzo.

La 'Academia' fue una sombra de lo que mostró en el choque de ida jugado en Avellaneda. El equipo de Sebastián Beccacece salió con la idea de cuidar el resultado, lo que lo hizo mantenerse en su campo y dejar crecer a Boca, que hizo las cosas bien de principio a fin.

5fe3ee8be232c_1004x565

La falta de control en la zona media del campo, en la que no tuvieron gravitación ni Leonel Miranda, ni Matías Rojas ni Lorenzo Melgarejo le jugó en contra a Racing, que casi ni pateó al arco y permitió que Esteban Andrada fuera espectador de lujo.

Además, la defensa de Racing, que se respaldó en la gran noche de su arquero, no estuvo sólida y le costó controlar en todo momento las subidas y los ataques de los jugadores rivales.

En el segundo tiempo, Boca se replegó un poco en su campo y le permitió a Racing tener la pelota, por primera vez en el partido, aunque no logró ser profundo ni generar juego colectivo.

Con el correr de los minutos, el partido fue más parejo porque ambos equipos se intercambiaron el manejo de la pelota, pero Boca logró aumentar la diferencia con el gol del colombiano Villa, de penal, tras una infracción de Lisandro López sobre Salvio.

Después del tanto a favor, el conjunto visitante, obligado a dar vuelta el resultado, se adelantó en el campo, manejó la pelota, con más ganas que criterio futbolístico y sin incomodar en ningún momento al arquero local.

El equipo de Russo mostró solvencia y jerarquía de cara al final del encuentro, sin brillar como lo hizo en la primera etapa, pero con la convicción necesaria como para cuidar el 2-0 a favor.

Boca Juniors enfrentará a Santos de Brasil el próximo 6 de enero en La Bombonera, por la ida de las semifinales, mientras que la revancha se jugará una semana después en el estadio Vila Belmiro.

El ganador de esta llave se medirá en la final del torneo continental ante el vencedor del cruce entre River Plate y Palmeiras de Brasil.

Te puede interesar