Axel Kicillof se reunió con Tucho Fernández en medio de las quejas por las restricciones

Actualidad 18 de mayo de 2021 Por Redacción
El Arzobispo platense viene reclamando que se revea el límite de 10 personas para las celebraciones religiosas al aire libre.

A una semana de que el Arzobispo de La Plata, Víctor Manuel Fernández, reclamara rever el límite de 10 personas para las celebraciones religiosas al aire libre, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, lo convocó para limar asperezar y analizar la situación sanitaria en la región. 

Según se informó desde Casa de Gobierno, Kicillof y Fernández, "conversaron acerca de los fuertes desafíos actuales para enfrentar la pandemia, desde el punto de vista sanitario y social".

Además, abordaron la importancia del desarrollo productivo de la región. "Ambas autoridades coincidieron en la centralidad de la solidaridad y el compromiso como valores esenciales para transitar este período tan difícil", destacaron en un comunicado.

Sin embargo, la cercanía del pedido del religioso de flexibilizar las medidas contra el coronavirus, evidencia una clara apertura al diálogo por parte del Gobernador para calmar las aguas y hacer partícipe de la gestión a la Iglesia Católica. 

20210517161855_20210510114128_10_05_21_tucho_fernandez

El lunes pasado, por medio de una carta que contó con el apoyo de los obispos de la provincia, Tucho Fernández le señaló al jefe de Gabinete bonaerense, Carlos Bianco, que la restricción es “muy abusiva y completamente desproporcionada”. 

El pedido del Arzobispo se difundió a través de una misiva y recibió el apoyo de los líderes de las principales diócesis del Conurbano, incluido el de San Isidro, Oscar Ojea, quien también es presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA).

Fernández aseguró que siempre realizó “enormes esfuerzos para acatar y explicar” las decisiones sanitarias en el marco de la pandemia del coronavirus, pero remarcó que se “supone” que debe tratarse “de medidas racionales”.

En este sentido, recordó que las misas se venía realizando con un máximo de 20 creyentes por vez y “con distancias de más de dos metros entre personas o burbujas”, lo que ya los obligaba a organizarlas “en diferentes horarios” para “cubrir mínimamente la demanda”, por lo que advirtió que “tensar tanto la cuerda no ayuda”.

“Reducir ahora ese número para la fase 2 y aún para la 3, a sólo 10 personas, nos parece a todos muy abusivo y completamente desproporcionado. Y esto se plantea no desde el punto de vista de la fe, sino desde la misma evidencia racional. Nos parece extraño que se considere un culto religioso más peligroso que una actividad deportiva”, apuntó. 

En esa línea, Fernández amplió que estos encuentros son “actos muy estáticos”, en los que “la gente no se mueve, no hablan entre sí, no se toca, no hay interacción, mientras que “en un partido de futbol, en cambio, hay contacto, cercanía interpersonal, se tocan, se gritan, se respiran encima, y los riesgos son claramente diferentes”.

“No pedimos que se consideren los actos del culto desde el punto de vista de la fe. Pero con una mirada meramente humana se advierte que 20 o 30 personas a dos metros de distancia en una misa al aire libre no tienen riesgo de contagio”, opinó el Arzobispo. 

La visión de Fernández, recibió el apoyo de varios obispos del territorio bonaerense, quienes también pidieron al gobernador Kicillof revisar la medida “desproporcionada de poder contar tan solo con 10 personas al aire libre para la celebración del culto”.

“Asimismo, solicitamos de manera formal dialogar para discernir una mayor apertura en las celebraciones en este tiempo de tanta necesidad, no solo de la salud física, sino también espiritual de nuestro pueblo bonaerense”, concluyeron en el escrito. 

Si bien la convocatoria no tardó en llegar, y este lunes las partes se acercaron, la discusión de fondo sigue latente y las próximas horas serán clave para saber qué postura tomará la Iglesia ante la inminente prorroga de las medidas restrictivas por la fuerte suba de contagios. 

Te puede interesar