Deuda: Guzmán se juega a captar $110.000 millones y a aliviar mayor pago del año

Economía 19 de julio de 2021 Por Redacción
Licitará siete Letras y canjeará el bono TX21 (paga $380.000 M en agosto). Clave para el plan cambiario: en dos semanas vencen $720.000 M y Economía busca renovarlos en tres operaciones.

El Ministerio de Economía jugará mañana un partido importante para su programa financiero y para el plan oficial de contención de las tensiones cambiarias. Será el primero de una serie de tres, en los que buscará renovar los vencimientos de deuda en pesos por cerca de $720.000 millones que se acumulan en solo dos semanas. Esta vez, el equipo de Martín Guzmán realizará una doble operación. Licitará siete Letras de corto plazo en busca de al menos $110.000 millones para refinanciar el pago del bono TC21, que expira este jueves. Además, como adelantó Ámbito, ofrecerá un canje para intentar despejar por anticipado una parte del mayor compromiso del año: el TX21, que vence el 5 de agosto y supera los $380.000 millones.

guzman-y-kristalina-georgievajpeg

Para el Gobierno, que dirige buena parte de sus cañones a extender la estabilidad cambiaria, será fundamental renovar este cúmulo de vencimientos. La intención oficial es evitar que una masiva inyección de pesos en la economía vaya a presionar sobre el dólar en los albores de las habituales tensiones preelectorales, que ya llevaron al Gabinete económico a reforzar los controles sobre el contado con liquidación la semana pasada para intentar mantener a raya la brecha a un menor costo en términos de reservas.

La primera posta será la renovación de los $110.000 millones que quedaron remanentes tras el canje realizado el mes pasado, que permitió despejar el 64% del vencimiento del TC21. La dificultad radica en que, en esa oportunidad, el grueso del monto pospuesto lo aportó el sector público: el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses tenía alrededor del 58% de aquel título. Así, en el mercado, estiman que esta semana casi todo el saldo por vencer está en manos privadas.

El equipo de la Secretaría de Finanzas, encabezado por Mariano Sardi y Ramiro Tosi, saldrá a buscar los pesos suficientes como para rollear todo el pago. Aunque el monto es ampliable en caso de que haya un gran apetito por parte de los inversores. Un número mayor podría funcionar como señal de solidez de cara a las siguientes dos semanas. Por lo pronto, en la primera licitación de julio, el Tesoro se hizo con un colchón de financiamiento neto (endeudamiento extra por sobre los compromisos) de $38.100 millones.

Propuestas

Para lograrlo, Finanzas pondrá sobre la mesa siete Letras. Seis de ellas serán reaperturas de instrumentos ya emitidos y saldrán sin precio mínimo, es decir, sin tasa máxima a priori. La nueva será una Ledes (tasa fija) al 31 de enero, que tendrá un precio base de $821 por cada $1.000 de valor nominal. Las otras Letras serán las Ledes y Lepase (tasa variable) al 29 de octubre, la Ledes al 30 de noviembre, la Ledes al 31 de diciembre y las Lecer al 28 de febrero y al 23 de mayo próximos. En la última licitación, las tasas de corte de las Letras con vencimiento este año se ubicaron entre el 38,98% y el 40,39%.

Esta vez habrá tres títulos disponibles para que los bancos los utilicen para integrar encajes ya que tienen más de 180 días de duración. Se trata de las dos Lecer y de la nueva Ledes a enero. Esta alternativa, que les permite a las entidades financieras obtener mejores rendimientos que con las Leliq y que fue habilitada por el Banco Central a partir de junio, ya dio sus primeros frutos. El mes pasado sirvió para apuntalar las colocaciones del Tesoro y obtener el mayor fondeo neto del año ($158.000 millones): según cálculos de Equilibra, alrededor del 60% del monto colocado provino de los bancos.

Lorena Giorgio, economista jefa de la consultora, analizó: “Es positivo que hayan abierto una nueva posibilidad para los bancos a través de la Ledes a enero. En las últimas licitaciones, cuando repetían el plazo de los instrumentos, vimos que las ofertas a las Letras de más de 180 días (mayormente bancos) mermaban, porque ya estaban calzados a ese plazo. Por eso, al abrir más el abanico de opciones, en esa Letra deberíamos ver un mayor aforo de parte de los bancos. Es importante captar financiamiento desde estas vías porque tras el canje de TC21 del mes pasado, la mayor parte de los vencimientos que restan en el mes están en manos privadas”.

El paralelo, este mismo martes entre las 10 y las 15, Finanzas ofrecerá un canje del bono TX21 por una canasta compuesta en un 25% por la Lecer al 30 de junio de 2022, en un 35% por el Boncer TX23 (expira el 25 de marzo de 2023) y en un 40% por el T2X3 (al 13 de agosto de 2023). La conversión se realizará en los términos de la Ley 27.561 que permite tomar el título elegible a valor técnico, en este caso $1.691,91 por cada $1.000 de valor nominal (VN). Mientras que la Lecer se reabrirá a un precio de $998,32 por cada $1.000 de VN; el TX23, a $1.549,58; y el T2X3, a $1.376,38.

“Teniendo en cuenta que agosto es un mes con muchos vencimientos, están haciendo una estrategia parecida a la que tomaron con los canjes de junio para julio y de marzo para abril: adelantarse y postergar vencimientos grandes de antemano sin llegar a momentos que podrían ser tensos por tener que rollear una gran cantidad de instrumentos”, señaló Joaquín Waldman, economista de Ecolatina. En este caso, la atención se concentrará en cuánto lograrán canjear de las tenencias en poder del sector privado.

A diferencia del canje del TC21, esta vez las tenencias del sector público son minoritarias. Estimaciones privadas señalan que la Anses tendría algo menos de un tercio de los $380.000 millones del TX21. Dentro de la porción en manos privadas, hay una parte en poder de fondos extranjeros como Pimco y Templeton, aunque no es predominante. En base a los valores ofrecidos para la conversión, Giorgio consideró que el canje parece estar más destinado a despejar las posesiones del sector público ya que lo propuesto está “apenas un 1% por encima del precio de mercado”.

Claves

El resultado de la doble operación será importante para la estrategia financiera oficial, que consiste extender a lo largo del segundo semestre un mix de financiamiento balanceado de las necesidades del fisco. En lo que va de 2021, el 51% se cubrió con asistencia del BCRA (por debajo de la pauta presupuestaria del 60%) y el 49% con endeudamiento neto. En esa búsqueda las próximas dos semanas, serán claves: según datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso, en ese lapso los vencimientos ascienden a $718.099 millones. El primer desafío planteado será renovarlos y, en lo posible, obtener un fondeo extra que minimice las necesidades de emisión monetaria.

En ese tren, el Gabinete económico avanza en nuevos instrumentos para apuntalar las colocaciones de Finanzas, uno de los puntos de acuerdo con el FMI. A la reciente medida sobre encajes del BCRA, se sumó la semana pasada las secretarías de Hacienda y Finanzas y la CNV reglamentaron el programa de Creadores de Mercado, con el que buscarán llevar más liquidez al mercado secundario de deuda pública. Esta semana, según supo este diario, Finanzas se reunirá con Alycs y bancos interesados en participar como market makers.

Te puede interesar