Los Messi de la robótica son riojanos y diseñaron una plataforma para estudiar en pandemia

Actualidad 01 de diciembre de 2021 Por Redacción
Son cinco estudiantes de una secundaria de esa provincia que representaron al país en el Mundial de Robótica y salieron séptimos en la clasificación general entre 180 países. Programaron y crearon dispositivos para solucionar problemas de su comunidad.

Ellos aseguran que fue suerte de principiantes pero los números y los videos no los dejan mentir. Un equipo de cinco estudiantes secundarios de La Rioja se clasificó para representar a la Argentina en el Mundial de Robótica y logró el séptimo puesto en la clasificación general de ese certamen que lideró Bosnia y tuvo como subcampeón a Guatemala en una competencia en la que partiicparon 180 países de todos los continentes.

“No nos teníamos mucha fe”, repiten Manuel Alzamora, Ignacio Searles, Lucía Chorro Mateu, Joaquín Marcos Vergara y Hugo Castro Bottiglieri, junto al mentor Axel Cerkvenih. Todos tienen entre 17 y 18 años y son alumnos del último año de la secundaria de de la Escuela Instituto Superior Albert Einstein de la ciudad de La Rioja, un colegio que tiene una orientación en informática.

“Recibimos la invitación del gobierno de La Rioja para representar a la provincia en la Copa Robótica y nos pareció divertido participar”, cuenta Manuel. El desafío para el cual los adolescentes resignaron muchas tardes de descanso y fines de semana es un certamen nacional que se realiza desde 2017 para elegir representantes para el Mundial que organiza la organización First Global Challenge, una entidad que promueve la educación en informática entre los chicos. En sus primeras ediciones las competencias fueron presenciales pero en 2020 y 2021 la modalidad fue virtual tanto a nivel nacional como internacional.

619fee3ebd7c1_900

En lugar de botines y tiros al arco, los estudiantes se clasificaron realizando actividades relacionadas con la programación. “Algunas fueron virtuales, teníamos que mandar unas líneas de código y los organizadores probaban si funcionaba, pero en otros casos teníamos que armar una maqueta”, cuenta Joaquín. Pero los estudiantes no estuvieron solos. Tuvieron el aliento de sus compañeros de curso y la comprensión de los “profes” que les dieron horas de clase para programar o armar robots que cumplan tareas específicas, como seguidores de línea, lanzadores y elevadores. También creó prototipos de nanosatélites a partir de CubeSats basados en Arduino, con microcontrolador, cámara y sensores ambientales. En otro de los desafíos trabajó en alianza con el equipo de Vietnam para compartir y potenciar ideas.

El equipo argentino también participó con el apoyo de la empresa de tecnología educativa Educabot que brinda cursos y asesoramiento en escuelas privadas pero también llega a las escuelas públicas a partir de su alianza con gobiernos provinciales, municipales o el Gobierno Nacional para realizar eventos, seminarios o programas en los que la robótica sirva de excusa para que chicos y adolescentes aprendan a programar.

619fee3eb1a96_900

Te puede interesar