Mipymes, el sector que vive una reactivación sostenida desde octubre de 2020

Política 27 de junio de 2021 Por Redacción
En diálogo con el presidente de Industriales Pymes Argentinos explicó que tras las dificultades que se vivieron por las políticas del gobierno anterior, "sectores como energía, petróleo, gas, acero, bienes de capital, máquinas y equipos se recuperan aceleradamente".

El Día Internacional de las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) encontrará este domingo a las firmas locales en una etapa de "reactivación sostenida", tras las dificultades que vivió el sector por las políticas del Gobierno anterior, profundizadas en la primera mitad de 2020 por la pandemia de coronavirus, según lo afirmó el presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato.

En diálogo con Télam, Rosato explicó que "desde octubre de 2020 tenemos una reactivación sostenida, con sectores como energía, petróleo, gas, acero, bienes de capital, máquinas y equipos que se recuperan aceleradamente".

La apreciación sectorial del titular de IPA coincide con los números provistos por el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI) del Ministerio de Desarrollo Productivo, que arrojaron un crecimiento general del 5,1% de la actividad industrial en el primer cuatrimestre del año, continuando con la tendencia positiva iniciada en septiembre del año pasado.

Los buenos rendimientos habrían continuado en mayo con un alza del 4,7% intermensual y en junio con la industria operando por encima de igual mes de 2019 en una magnitud que, dependiendo el día, ha oscilado entre el 0,6% y el 3,8%, de acuerdo con el índice adelantado que elabora el CEP XXI.

60d754b0c24b8_1004x565

Día Internacional

El Día Internacional de las Mipymes se celebra cada 27 de junio desde el 2017 y fue establecido por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como forma de reconocer la centralidad de este tipo de firmas en pos de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 2030.

A escala global, las mipymes juegan un rol clave en la actividad productiva ya que representan más del 90% del total de empresas, generan entre el 60% y el 70% del empleo y son responsables del 50% del Producto Interior Bruto (PIB), según datos del Consejo Internacional para la Pequeña Empresa (ICSB, por sus siglas en inglés) de la ONU.

En la Argentina hay alrededor de 600.000 mipymes empleadoras que representan el 99% del tejido empresarial y generan alrededor del 70% del trabajo formal, observó la Federación Económica de Buenos Aires (FEBA).

5feb522447304_1004x565

El impacto de la pandemia

Este año, el Día Internacional de la Pyme estará atravesado por las segundas y terceras olas de la pandemia del coronavirus y por los esfuerzos de reactivación económica, tras las fuertes recesiones del año pasado en gran parte del mundo.

De acuerdo con un trabajo del Centro de Comercio Internacional (ITC) -la agencia conjunta de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la ONU- en 123 países, la pandemia de coronavirus afectó fuertemente al 60% de las microempresas, al 57% de las pequeñas y al 53% de las medianas firmas.

A nivel local, FEBA advirtió que entre 2020 y lo que va de 2021 cerraron unas 40.000 empresas de sectores como industria, comercio, turismo, cultura.

No obstante, desde el Ministerio de Desarrollo Productivo observaron a Télam que si bien están monitoreando continuamente la situación que atraviesan las pymes en todo el país, "la manera habitual de calcular la cantidad de empresas que cierran es mediante el cese durante ocho trimestres seguidos en las declaraciones juradas que se presentan ante la AFIP, o si hay trámite de baja en ese organismo".

"El año pasado con la pandemia hubo muchas firmas que se demoraron en sus presentaciones y si uno miraba el número en junio parecía una cosa, pero luego empezaron a regularizar y en diciembre la foto era otra. Es poco tiempo aún para manejar datos fehacientes", agregaron las fuentes.

Para consolidar la incipiente recuperación del sector, el presidente de FEBA, Camilo Alberto Kahale, pidió que "el Estado se mantenga presente. Necesitamos que nos siga brindando ayuda económica para que las pymes puedan afrontar los costos fijos en un contexto de márgenes escasos".

5f353a9ba3b76_1004x565

Medidas

Desde el inicio del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) a fines de marzo del año último, el gobierno nacional desplegó una batería de medidas para sostener a las empresas y mitigar el impacto de la crisis.

El programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) que pagó parte del salario de trabajadores de 254.436 Mipymes por un total de $138.600 millones; el otorgamiento de $11.630 millones en créditos a tasa subsidiada para el pago de salarios; y la puesta en marcha de líneas de financiamiento a tasas blandas para capital de trabajo, fueron algunas de las iniciativas de respaldo.

Los paquetes de estímulo estatales a nivel global están siendo claves para sostener a las empresas y apuntalar la reactivación, además del avance de los planes de vacunación masivos que contribuyen a mantener en funcionamiento la mayoría de las actividades.

La recuperación de la actividad global y local consolidan mejores perspectivas para el entramado pyme. Recientemente, el Banco Mundial elevó la previsión de crecimiento mundial en 2021 al 5,6%, y fijó para América Latina un alza del 5,2% y para Argentina del 6,4%.

En el primer trimestre del año el PBI en la Argentina creció 2,5% interanual y frente al cuarto trimestre de 2020 se observaron subas en los componentes de la demanda agregada: el consumo privado creció 2,9%, el consumo público (1,4%), la inversión (6,1%) y las exportaciones (19,2%), según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

A pesar de ello, sectores como turismo, gastronomía, cultura o comercios no esenciales aún no logran consolidar una racha positiva sostenida, principalmente por ser rubros afectados por las restricciones de apertura y circulación dispuestas para mitigar los efectos de la segunda ola de la pandemia.

La asistencia determinada por el Gobierno para estas actividades críticas consta de un aporte de hasta $ 22.000 para el pago de salarios, la reducción del 100% de las contribuciones patronales y la oferta de líneas crediticias con tasas subsidiadas, entre otras. 

Te puede interesar