L’Oréal hacia la inclusión laboral y un futuro sustentable

Medio Ambiente 03 de marzo de 2021 Por Redacción
Mariana Petrina, Chief Communications Officer (CCO) de L’Oréal conversó con PRESENTE acerca de los desafíos afrontados producto del aislamiento en referencia a la realización del Programa de capacitación e inserción laboral “Belleza por un futuro”, el cual vienen llevando a cabo desde el 2017. Además, hizo referencia al reconocimiento en la Igualdad de género por el Índice de Bloomberg, y de los compromisos asumidos para el 2030 enmarcados en el Programa “L’Oréal por el futuro”.

¿Cuáles son los objetivos del programa Belleza por un Futuro y hace cuántos años se realiza?

Belleza por un Futuro es un programa que se realiza desde la Fundación L’Oréal en conjunto con una ONG local. Hoy se realiza en el mundo en 26 países. En Argentina lo venimos haciendo desde 2017 y el objetivo tiene que ver con egresar 1500 personas de los oficios peluquería y maquillaje para que encuentren un empleo. De cara al 2023 este objetivo se renovó, en vistas a volver a generar entre mil y 1500 personas. La realidad es que con la situación pandémica no podemos comprometernos a un número tan real como sabíamos que iba a suceder anteriormente, pero seguimos en ese mismo nivel de cantidad de personas. Hoy por hoy, el programa llegó a capacitar a 1400 personas porque el 2020 en vez de capacitar a las 300 personas que se esperaban como objetivo, pudimos capacitar 140. Sin embargo, 70 personas todavía les resta la parte presencial. Pudimos hacer casi todo digital, pero lo que es peluquería necesita si o si la práctica. Por suerte, pudimos comenzarla ahora en enero.

Fue un año muy interesante porque tuvimos que reinventar toda la currícula que, si bien es una bajada de Fundación L’Oréal, en los países tenemos la libertad de hacer ajustes con respecto al modo en que se realizan las capacitaciones. Eso nos permitió poder avanzar. Es un programa que 7 de cada 10 personas de las que se egresaron ya está trabajando. Tiene un nivel de deserción de un 9%, lo cual es un buen número. Una capacitación normal tiene un 30% de deserción. Pero este año que se hizo virtual, tuvimos un 3% nada más. Esto nos permitió entender la virtualidad como una opción importante. Por supuesto, el gran desafío es llegar al 100% del empleo, pero ya tener 7 de cada 10 personas trabajando es un avance. Les damos 500 horas de peluquería y 400 maquillaje.

Además, ofrecemos un acompañamiento de dos años para entender si realmente se insertaron o no laboralmente. Y, además, les hacemos todo lo que es la capacitación socio-emocional. En este nivel socio-económico hay mucha vulnerabilidad, mucha violencia, y la verdad es que tenemos que abordar desde la parte emocional a las personas que son parte de este programa. En ese sentido, la Fundación Pescar, que es con quien realizamos el programa, son expertos en manejar esas problemáticas.

Hace dos años que venimos mejorando la currícula, no nos quedamos solamente con lo que viene de la Fundación. En Argentina, incorporamos clases de finanzas virtuales, clases de redes sociales. Nosotros somos expertos como compañía en todo lo que es comunicación y comunicación digital, con lo cual el conocimiento nuestro a través de profesionales que también donan sus horas, se pudo transmitir. Venir mejorando la currícula hizo que el programa explote a un nivel grande. Estamos muy orgullosos. En 2019 estuve en todo el país recorriendo. Teníamos 11 centros, desde Salta hasta Chubut, donde capacitamos 600 personas. Ese fue el año más fuerte. Hoy somos una Best Practice, y la Fundación L’Oréal nos dona fondos para que podamos seguir ejecutándolo y mejorándolo cada vez más.

¿De qué forma pudieron adaptarlo al contexto de pandemia?

Ante todo, el cuidado de las personas. Cuando sucede que se desarrolla la pandemia, tuvimos que frenar el programa. Ya teníamos todas las personas elegidas para la cursada y tuvimos que frenarlo, repensarlo, no la currícula pero sí cómo lo íbamos a hacer ateniéndonos a los protocolos que el país nos guiaba. Entonces, la decisión fue ver cómo lo podíamos hacer para no dejar de hacer el programa porque también es un compromiso para nosotros, y justamente en una etapa como esta lo más importante era continuar con la capacitación. Sabíamos que este impacto iba a ser positivo para las personas que pueden seguir capacitándose, porque ya van a estar preparadas para salir a trabajar.

Entonces, lo más importante fue respetar los protocolos cuando tuvimos el aislamiento. Hicimos un “parate”, pensamos cómo hacerlo, conversamos con la Fundación L’Oréal que fueron los que nos enviaron un montón de protocolos para entender cómo hacerlo, pero después fue la creatividad del equipo de Argentina. Hubo más de 50 clases virtuales a través del Instagram. No solamente para las personas que estaban cursando, sino también para las egresadas. Para no dejarlas sin material nuevo. La tendencia se sigue renovando, hay maquillajes nuevos, pinturas nuevas.

Un programa que tenía que comenzar en marzo terminó comenzando en mayo con todo lo que necesitábamos. Muchos profesores, peluqueros que donaron sus horas. Tenemos make up artist, peluqueros artistas, dentro de ellos está Oscar Colombo que nosotros conocemos como la eminencia en peluquería. Con respecto a los cursos, se comenzaron virtuales al 100%. Lo que es maquillaje, las mismas familias ayudaban a las personas que cursaban poniéndose de modelos para que ellos puedan hacer las prácticas. Lo que es peluquería se cursó virtual, pero ahora en enero empezaron la cursada para terminar las prácticas. Así que apuntamos a que en marzo terminen y se puedan egresar.

¿Qué alianzas se forjan con organizaciones y gobiernos locales para realizarlo?

Hay dos marcas que sponsorean el programa, que son Maybelline por maquillaje, y L’Oréal Professionel por peluquería. En Córdoba, estamos desde 2019 por un acuerdo que llegamos con el gobierno y con su entidad de género. Este tipo de alianzas entre una empresa privada, una ONG y un gobierno, nos permite llegar a lugares que quizás no hubiésemos podido llegar de otra forma porque es un curso 100% gratuito para las personas. Tanto para la compañía como para un gobierno, es el costo que tenemos que poner todos. De esta forma, gracias a esto, pudimos realizar en 2019 dos cursos que fueron 50 personas en total, la mitad en peluquería y la otra mitad de maquillaje, y este año se reactivó en Córdoba enfocados en los cursos de Maybelline de maquillaje. Este año 2021, estamos terminando de cerrar para activar de vuelta los programas para tener más alumnas en esa provincia. Y ese es el aporte que logramos entre esta alianza de los tres sectores. Es una novedad que en Córdoba ya hayan empezado con los cursos, es el único lugar donde arrancaron. Pero a partir de marzo empiezan los cursos en otros lugares.

Todavía estamos viendo dónde porque para activar estos programas analizamos cuál es la posibilidad de trabajo, cuánta gente capacitada hay, no queremos sobre-capacitar personas que después no puedan encontrar un trabajo. Entonces, se va identificando bien todos estos indicadores para realmente tener un impacto fuerte y positivo en la sociedad.

Este es un programa donde las personas se capacitan y pueden armarse su propio emprendimiento, trabajar en una peluquería, pueden trabajar en una farmacia que venda asesorando. Hay muchas opciones que pueden seguir desarrollando a través de la capacitación.

¿Qué proyectos tienen para este año en cuanto al programa Belleza por un Futuro?

De cara al 2021 aún no sabemos cuál va a ser el escenario. Por el momento, nosotros ya abrimos la convocatoria para Barracas, donde vamos a tener 100 puestos para cursar. El plan está hecho para la virtualidad, y la presencialidad más que nada para fin de año, o empezar con cursadas con estrictos protocolos para la presencialidad. Así que en ese sentido no creemos que haya mayor problema. Y si volvemos a un aislamiento será a través de la virtualidad. No vamos a dejar de desarrollar estas cursadas porque son muy importantes para las personas porque realmente les cambia la vida, les abre posibilidades, porque se dan cuenta que se empoderan. Hay un dato de color que siempre cuento, que es cuando los alumnos llegan les hacemos una entrevista preguntándoles cuánto valoran hoy tu vida del 1 al 10, y sus números son 3 o 4. Y cuando salen del programa, lo volvemos a preguntar y te dicen 9 o 10. Ese es un resultado super positivo. Esto es un trabajo conjunto con Pescar. Ellos tienen una bolsa de trabajo. La verdad que estamos muy orgullosos de este programa.

¿Cómo viven en la compañía ser reconocidos por 4to año como líder mundial en la Igualdad de género por el Índice de Bloomberg?

Estamos muy felices. Si bien nosotros nacemos como una compañía para empoderar a la mujer, nuestros primeros productos les dieron a las mujeres una visión diferente a lo que se venía trabajando a lo largo de los años. Para nosotros la equidad de género es un deber pero que lo venimos manejando desde que se creó la compañía. Por eso, no nos sorprenden este tipo de distinciones. En Argentina, normalmente tenemos un 50% de mujeres en lo que es el comité de dirección, 60% en la nómina general de L’Oréal y 65% en mandos medios. Así que mujeres no nos faltan. Por el contrario, estamos interesados en que más hombres puedan reclutarse a la compañía para mantener este equilibrio de hombre y mujer en los puestos de liderazgo. Para nosotros el mayor desafío es reclutar hombres. Sin embargo, creemos que todavía hay mucho por recorrer en lo que es políticas y actividades. El año pasado lanzamos el comité de género dentro de L’Oréal, sponsoreado por ONU Mujeres. Esto nos permitió auto-evaluarnos y para sorpresa nuestra, nos dio 50% versus lo que nos esperábamos. Es decir, por arriba de la media de las empresas. Pensar cuál es el otro 50% que nos falta para poder llegar a tener realmente una equidad de género dentro de la compañía, fue el puntapié para iniciar acciones internas de género, por supuesto sponsoreados por ONU. Cuando un tercero te auto-diagnostica es mucho más importante que hacerlo nosotros mismos. Así que muy felices de poder trabajar en un plan para lograr estos puntos que tenemos que mejorar.

Como mencionaba, en lo que es nómina hoy estamos muy bien. Tenemos training para liderazgos de mujeres, para la maternidad (Maternity Couch), licencias por vacaciones extendidas para padres y madres. Hay muchas políticas a través de las cuales venimos generando este tipo de acciones, pero por supuesto es un orgullo que Bloomberg nos nombre como una de las empresas más importantes en lo que esta temática.

Para finalizar, ¿qué nos podés contar sobre el programa “L’Oréal por el futuro”?

Lo realizamos el año pasado. Se trata de los compromisos 2030 de sustentabilidad del grupo. Si bien venimos trabajando el programa “Compartir la Belleza con Todos” desde el 2013, que tiene que ver con todo lo que es nuestro impacto en el desarrollo de los productos y en la cadena de valor, este año en “L’Oréal por el futuro” nos comprometemos a tres diferentes ejes que tienen que ver con: transformarnos a nosotros mismos, empoderar a nuestras comunidades y ayudar resolver los problemas del mundo. Tiene que ver con transformarnos desde lo que es la producción a través de la química verde. Esto es, llegar al 100% de emisiones de gases neutro. Que las emisiones que tiene la empresa en toda su cadena sea CO2 neutra.

150336-96e3a-picture_original-belleza-por-un-futuro-889x500-1

En Argentina, nuestro centro de distribución y nuestras oficinas son CO2 neutras, con lo cual ahí estamos marcando un poco la delantera. Que el uso del agua sea 100% reutilizable en la producción de nuestros productos y todos los ingredientes sean de origen biológico. Proteger a las comunidades de donde se extraen los ingredientes. Después, empoderar a la comunidad. Es decir, al consumidor para que tome decisiones responsables.

Estamos desarrollando un modelo de etiquetado que se llama PIL, a través del cual en góndola encontrás el producto que viene con la etiqueta de calidad sustentable. Entonces, el consumidor va a tener en la mano una herramienta para tomar una decisión responsable a la hora de comprar ese producto. Por otro lado, empoderar a las personas que estén en una situación de vulnerabilidad social, que tiene que ver con los programas que mencioné. Y con respecto al último eje, la compañía desarrolló un fondo de inversión de 150 millones de euros destinados a ONGs, a un fondo de inversión de impacto para reconstruir la biodiversidad, y para proyectos de economía circular.

Te puede interesar