El coronavirus obliga al mundo a suspender las celebraciones de Año Nuevo

Mundo 31 de diciembre de 2020 Por Redacción
El final de 2020 llega sin grandes celebraciones por las restricciones aunque con la esperanza puesta en que en el 2021 la vacuna ponga fin a la pandemia.

El mundo deja atrás un 2020 marcado por el coronavirus y la crisis económica que provocó, lo que obliga a pasar una noche de Año Nuevo distinta, sin grandes celebraciones por las restricciones aunque con la esperanza puesta en que en el 2021 la vacuna ponga fin a la pandemia.

Nueva Zelanda, aplaudida por su gestión de la pandemia, dio la bienvenida al nuevo año con grandes multitudes reunidas en Auckland, la capital, para ver un espectáculo de fuegos artificiales.

586900faf13c7_1004x565Aunque sigue aislada por el cierre de las fronteras, Nueva Zelanda pudo celebrar la llegada de 2021 con relativa normalidad gracias a que no registra ningún caso de transmisión local desde hace meses.

En Sídney, la ciudad más grande de Australia, los famosos fuegos artificiales de la noche del 31 iluminaron el puerto con una exhibición deslumbrante, pero para pocos espectadores después de la aparición de un reciente brote en el norte de la ciudad.

En Tokio, los residentes enfrentan la perspectiva de que se imponga un estado de emergencia, después de que se registrara un récord diario de 1.300 nuevas infecciones por coronavirus.

En Europa, Italia, uno de los países en los que la pandemia se manifestó con más fuerza, está sujeta a un confinamiento de su población hasta el 7 de enero y a un toque de queda desde las 22, para evitar un aumento importante de casos por las fiestas.

Este es el temor que sobrevuela todo el mundo. De Brasil hasta Letonia, pasando por Francia, se desplegarán agentes de policía y soldados, en algunos casos, para garantizar el cumplimiento del toque de queda y la prohibición de reuniones.

Francia, que mantuvo un confinamiento estricto entre finales de octubre y mediados de diciembre, sustituido entonces por un toque de queda, anunció este jueves que detectó el primer caso de la nueva cepa de Covid-19 surgida en Sudáfrica, pocos días después de que hallaran el primer positivo de la nueva cepa británica.

La cepa británica fue detectada por primera vez el 19 de diciembre en el sur de Inglaterra y, según las estimaciones iniciales, podría ser 70% más contagiosa.

El país registró hoy un récord de 55.892 casos diarios, lo que confirma la escalada de su segunda ola.

Pese al oscuro panorama, en Londres habrá un concierto en directo de la cantante estadounidense Patti Smith en homenaje a los trabajadores de salud pública que fallecieron por Covid-19.

Se transmitirá en directo en la pantalla de Piccadilly Circus y se difundirá por YouTube.

En Alemania, que está confinada hasta el 10 de enero, la canciller Angela Merkel aprovechó este jueves su mensaje de Año Nuevo para alertar que la crisis del coronavirus se extenderá a 2021, a pesar de la llegada de las vacunas.

En Brasil, el segundo país más afectado del mundo, que registró más de 193.000 muertes por Covid-19, los médicos temen una nueva ola frente a una población que a esta altura respeta poca las normas de prevención.

En tanto, en algunos países de Medio Oriente, las personas podrán celebrar casi con normalidad.

En Dubai, se espera que miles de personas asistan a un espectáculo de fuegos artificiales e iluminaciones láser en Burj Khalifa, la torre más alta del mundo, a pesar de un gran número de nuevos casos.

En Beirut, capital de Líbano, que todavía se tambalea por la mortal y devastadora explosión del 4 de agosto en el puerto, las autoridades también relajaron las medidas.

La llegada de las vacunas

En medio de este contexto de restricciones, unos 50 países ya comenzaron a vacunar a su población.

El primero fue China, que ya aplicó más de 5 millones de dosis de vacunas experimentales a la vez que hoy aprobó oficialmente la desarrollada por Sinopharm.

Rusia, por su parte, empezó a comienzos de diciembre a vacunar a los trabajadores en riesgo con la Sputnik V, desarrollada por el Centro Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, y ya utilizada desde entonces por Bielorrusia y Argentina.

Mientras en América Latina son solo cuatro los países que comenzaron sus campañas de vacunación y en el Norte, también Estados Unidos y Canadá.

En Europa el proceso fue más parejo. Los 27 países miembro de la Unión Europea empezaron casi al mismo tiempo y el recientemente divorciado Reino Unido ya inoculó a más de 950.000 personas.

En Medio Oriente, en cambio, la concentración se dio en el Golfo Pérsico, con excepción de Israel. Los países árabes que ya comenzaron fueron las monarquías de Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Bahréin, Qatar, Kuwait y Oman, el próximo domingo.

En Asia, en tanto, son incluso menos. Singapur comenzó ayer, mientras que India, Japón y Taiwán planean iniciar sus campañas en el primer trimestre de 2021, Filipinas y Pakistán esperarán al segundo, y Afganistán y Tailandia a mediados de 2021.

En África subsahariana y en Oceanía aún no hay planes de vacunación.

Te puede interesar