Los secretos de la empresa que almacena todas las vacunas Covid del país y ahora apuesta a la energía y la minería

Economía - Pymes 28 de diciembre de 2021 Por Redacción
Almacena todas las vacunas Covid que llegan a Argentina, y ahora apuesta a la minería y la energía. Andreani Grupo Logístico no dejó de crecer e invertir en plena pandemia y Carlos Cirimelo, CEO de la empresa, explicó a El Cronista porque es optimista y sigue invirtiendo en el país.

Almacena todas las vacunas Covid que llegan al país, y ahora apuesta a la minería y la energía. Andreani Grupo Logístico no dejó de crecer e invertir en plena pandemia y ahora espera un 2022 parecido al año que está cerrando, con inflación alta y un repunte del consumo que generará crecimiento en el sector en el que se desarrolla.

Carlos Cirimelo, CEO de Andreani, explicó a El Cronista porque es optimista y sigue apostando a las inversiones aun con los desafíos que le presenta la pandemia y las dificultades que atraviesa la economía.

El número uno de esta empresa familiar de capitales nacionales asegura que el acceso a financiamiento a largo plazo es muy necesario -hoy se financia con reinversión de utilidades y préstamos bancarios-.

Entre las dificultades, señala los costos impositivos, y los sobrecostos que deben afrontar las empresas de logística en la Argentina por temas de seguridad y de una infraestructura en rutas todavía poco eficiente.

¿Cómo impactó la pandemia en la compañía?

Impactó como impulso y como desafío. Todos empezaron a utilizar la logística de manera más cercana porque llegamos hasta el último eslabón de la cadena. Antes. nuestros clientes no eran los consumidores directamente. Ahora el destinatario ya está muy pendiente de las entregas. También tuvimos mayor exigencia a nivel servicio y tuvimos que administrar un enorme volumen adicional.

¿Generó mayor rentabilidad?

No, un mayor volumen de entrega no significa siempre mayores rentabilidades y más en el contexto que enfrentamos. Siempre hay variables que distorsionan, como temas de infraestructura.

¿Cómo cierra entonces 2021?

Fue un año parecido al año pasado. No hubo un crecimiento grande pero nos sirvió mucho para ordenar los procesos, hacer inversiones, abrir muchísimas sucursales, invertimos en flota nueva, incorporamos más de 1200 personas en los últimos dos años. Comparado con número de 2019, en unidades hemos crecido más de 45%. Lo medimos así porque la facturación no es tan representativa del crecimiento por la inflación.

5ff74b8fee19e_700_387!

¿Balance en verde?

Si. Somos una empresa rentable, con utilidades. Igualmente, la logística no una industria que tienen rentabilidades altas, están en un dígito. Pero somos muy estables, sabemos invertir y lo hacemos a largo plazo. Nosotros somos una empresa de mano de obra intensiva, entonces el peso de la mano de obra tanto como el peso del combustible es muy importante.

Se dedicaron a la logística de las vacunas ¿estaban preparados para un desafío de ese tipo?

El tema vacunas primero fue un enorme orgullo para nosotros porque estábamos preparados porque ya nos dedicamos a la industria Farma hace 25 años. Cuando empezó el proceso, ofrecimos una donación al Gobierno, ya que AstraZeneca era el primer laboratorio del que iban a llegar las vacunas y ya era nuestro cliente. Después terminaron llegando primero vacunas rusas que cambiaron el escenario y finalmente el Gobierno hizo una compulsa y la verdad que estábamos preparados por muchos años de historia y conocimiento del sector y enfrentamos el desafío. Hoy hacemos el almacenamiento de todas las vacunas del Covid que llega al país.

¿Qué peso tiene el negocio de las vacunas en el total?

Muy poco, no llega a dos dígitos. Pero todo lo que es Farma llega al 25% del negocio. Después tenemos e-commerce que representa otro 25% y el resto se reparte entre muchos clientes fuertes como telefonía, bancos con tarjetas de crédito, automotrices con repuestos, cosmética, salud animal, entre otros. Específicamente con el Estado trabajamos muy poquito, casi todo por vacunas.

¿En qué se concentran ahora?

Lo último que estamos haciendo muy fuertemente con inversiones importantes y conociendo en profundidad es el mundo de la logística de la energía y la minería. Nos estamos especializando en esas áreas y creemos que ahí hay oportunidades interesantes. Sobre todo en lo relacionado con los repuestos que se necesitan en los pozos o en las minas, que tienen que llevar urgente y son de mucho valor y ahí se necesita mucha trazabilidad. Nuestra intervención no tiene que ver con la materia prima.

¿Para eso es necesario una llegada amplia a todo el país?

Si. Andreani tiene una capilaridad muy grande. Estamos en todo el país, en ciudad de más de 50.000 habitantes con presencia propia. Eso te permite ir creciendo y conociendo desde el interior cada negocio.

¿Requiere inversiones adicionales?

Es importante en cada segmento donde se trabaja, hacer las inversiones que la industria valora. En algunos casos tienen que ver con tecnología, en otros con certificaciones de los depósitos del interior o de la sucursales, determinados tipos de camiones. Sin invertir, el negocio de la logística es muy difícil de hacer a largo plazo.

¿Los problemas económicos del país frenaron planes?

Andreani está hace 76 años en el sector, conoce perfectamente la estructura del país y siempre piensa a largo plazo. También estamos en Brasil y ahí entendemos igual los ciclos. No miramos el negocio a tres años. Con el talento adecuado y la inversión adecuada, la logística crece. La logística está ligada al consumo y es un dinamizador del consumo también. Entonces, los años complicados para nosotros son los que el consumo es bajo. Pero en 2020, cuando el consumo fue bajo por la pandemia, la gente necesitaba de la logística para que los productos les lleguen, compensó.

¿Qué afecta hoy al negocio?

Hay muchas variables de costo que son importantes. Por ejemplo, el aumentar tanto el valor de los camiones, de los utilitarios o de las máquinas y herramientas, el impacto es fuerte. El acceso a la financiación es un gran desafíos que nos cuesta mucho. Cuesta encontrar financiamiento de largo plazo. Es algo que estamos siempre necesitando.

¿Cómo se financian ahora?

Reinversión de utilidades o préstamos bancarios. Pero en un país como este, nos parece que es una cuestión que nos ayudaría a crecer de una forma sostenida. Es más complejo para el negocio en Brasil, por las restricciones que existen para hacer inversiones, para girar. Eso es un enorme desafío para ser una empresa regional.

¿Qué cambios espera que puedan colaborar con un repunte?

Sobre todo lo que tiene que hacer el país es crecer. Y lo que sabemos es que la logística ayuda a crecer a un país. Lo vemos en los países desarrollados, que tienen un proceso logístico fuerte porque comercian mercaderías con el mundo e internamente. La logística necesita tener esa visibilidad para tener opciones de inversión razonables. No solo en la actividad a la que nosotros nos dedicamos que es el transporte, la distribución y el almacenamiento sino también en puertos. La Argentina está en un lugar del mundo que necesita una logística eficiente.

¿El tipo de cambio los impacta?

Para nosotros tiene impacto en algunos servicios que en Argentina no se pueden comprar como sistemas, que están dolarizados. Después en camiones hubo una imposibilidad de importar y algunas opciones que hay en Argentina son de calidad, pero la relación de precios es alta.

¿En materia impositiva, hay algún pedido particular para el sector?

Al pasar por todas las jurisdicciones del país, la logística va pagando muchos impuestos que se superponen. No es la carga solo en valor, que es alto y es ineludible que en algún momento se necesita revisar, sino que es complejo de liquidar. Hay un enorme costo de administración del sistema impositivo para una empresa que no beneficia nadie. Eso no es más o menos recaudación, es improductividad.

¿Cómo está compuesto el costo de la logística?

Más de 50% son impuestos, una parte es combustible, otra parte mano de obra y después no son empresas que todas tengan enorme rentabilidad y sea formadores de precio. No hay cadena de consumo o producción donde la logística tenga un peso relevante. Igual hay oportunidades de ser ser más eficiente. También hay un costo muy importante de la seguridad, que no se valora lo suficiente y que en otros países del mundo no es tan relevante. En Argentina por ejemplo, entregar de noche tiene un sobre costo de seguridad muy grande y muchísimas industrias no están dispuestas a a recibir o entregar de noche. Hay otro costo sobre las rutas. Cuáles se pueden transitar, a qué velocidad.

¿Qué planes tienen para 2022?

Vamos a seguir invirtiendo en los sistemas, en innovación, porque entendemos que es un diferencial de la logística en cualquier segmento. También invertiremos en seguridad que en la Argentina es muy relevante, como en el seguimiento de la flota, en cámaras y en tratar de automatizar la inteligencia con los datos.

¿Qué variables están evaluando para 2022? 

Vemos un crecimiento del consumo en línea con el del presupuesto nacional. En cuanto a la inflación esperamos un nivel parecido al de este año. 

¿Se concentran más en clientes grandes o pymes?

Ahora estamos trabajando mucho en el segmento Pymes, porque hay muchas de esas empresas pequeñas que están produciendo más y quieren llegar a todo el país. Generamos algunos sistemas útiles para ellas como Andreani.com, que es una herramienta para nosotros muy interesante para que las empresas puedan muy rápidamente darse de alta a sus envíos, poner etiquetas y despachar por una sucursal. También por supuesto que todas las empresas más importantes del país son clientes y confían en nosotros. En ese segmento corporativo tenemos más de 2500 empresas. Y después tenemos un número creciente que son alrededor de 8000 o 10.000 Pymes por mes que vamos sumando. Ellos hacen capaz que tres envíos por semana. El volumen es diferente.

Te puede interesar